¿Qué es una cámara hiperbárica?

Es un habitáculo cerrado que puede mantener en su interior una presión ambiental elevada, en condiciones de habitabilidad y confort para los pacientes. En su interior, es posible respirar tranquilamente el 100% de oxigeno puro.

¿Para qué sirve una cámara hiperbárica?

La oxigenoterapia hiperbárica (“hiper”: mayor de lo normal; “bárica”: relativo a presión) consiste en respirar oxígeno puro en una cámara presurizada. Es un método no invasivo y sin dolor. En la cámara hiperbárica, la presión del aire se eleva hasta tres veces más que la presión del aire normal y, en estas condiciones, los pulmones pueden respirar más oxígeno de lo que sería posible respirando oxígeno puro a una presión atmosférica normal.

En ocasiones será la única indicación terapéutica para la curación de una afección y, en otras, se aplicará como parte de un tratamiento integral, junto a otras terapias o medicamentos.
Es un procedimiento que  en Nuestro Centro, se realiza de forma ambulatoria.

¿Qué pacientes se pueden beneficiar del tratamiento en cámara hiperbárica?

En primer lugar los buceadores que han sufrido un accidente de descompresivo. También es muy conocida la aplicación de oxigenoterapia hiperbárica para personas que han sufrido intoxicación por monóxido de carbono. Pero el oxígeno hiperbárico puede ser también muy eficaz  en las personas que sufren enfermedades que de forma directa o indirecta causan falta de aporte o de utilización del oxígeno en los tejidos, ya que se consigue una concentración de oxigeno hasta 23 veces más alta que en condiciones normales.

¿En qué enfermedades puede ser útil respirar oxígeno en cámara hiperbárica?

En todas aquellas en donde hay una obstrucción de la circulación de la sangre, como por ejemplo la ceguera o sordera súbita por embolia o trombosis de la arteria principal de estos órganos. También los llamados síndromes compartimentales que se pueden desarrollar después de traumatismos importantes de brazos o piernas.

En otras enfermedades, la circulación de la sangre no esta interrumpida pero la utilización del oxígeno no es posible por trastornos metabólicos. Este es el caso de las úlceras y heridas que las personas  sufren en las piernas y sobretodo en los pies, las cuáles no cicatrizan, entre otras causas, por la incapacidad de utilizar adecuadamente el oxígeno de la sangre.

Asimismo, en algunas infecciones muy difíciles de los huesos que se vuelven crónicas porque los mecanismos de defensa han fracasado a causa de la falta de oxígeno alrededor del hueso o de la herida; o bien de los tejidos sanos que rodean los tumores que han recibido radioterapia y que han sufrido también el efecto de la radiación.

¿El oxígeno a ALTA presión es bueno para las personas diabéticas?

La hiperoxia hiperbárica no cura la diabetes, pero ayuda mucho a mejorar la calidad de vida de quienes la sufren. Además, para quienes sufren de úlceras en los pies o en las piernas consiguiendo la regeneración definitiva.

¿Los pacientes con cáncer pueden ingresar a una cámara hiperbárica?

Sí, pueden ingresar y puede apoyar de manera complementaria el proceso terapeutico. En ningún caso, el uso de cámara hiperbárica puede favorecer el crecimiento del cáncer.

Las personas que tienen cáncer sufren complicaciones a causa de la quimioterapia o de la radioterapia, que se manifiestan de diferentes formas lesionando o afectando diferentes órganos.

La hiperoxia hiperbárica puede curar de forma definitiva estos procesos inflamatorios asociados a las terapias contra el cáncer, que perjudican la calidad de vida de los pacientes.

¿Es muy largo el tratamiento en cámara hiperbárica?

La duración del tratamiento hiperbárico es variable y depende la condición de cada paciente. No obstante, en promedio las patologías se tratan entre 30 a 35 sesiones.

¿Todas las cámaras hiperbáricas son iguales?

No, de acuerdo al consenso científico internacional, una cámara hiperbárica para realizar terapia clínica, debe poder presurizar por sobre las 1.4 ATAs (5.88 psi) y hasta las 3.0 ATAs (29.4 psi), no obstante las terapias tradicionalmente se realizan entre las 2.0 y 3.0 ATAs.

No todos los dispositivos disponibles hoy en el mercado son capaces de presurizar al menos a 2.0 ATAs (14.7 psi), por lo  que con estos dispositivos no se van a lograr objetivos clínicos.

Medicina del Deporte

Si tiene alguna consulta o desea hacer una reserva

¡Contáctenos Ahora!